Al empezar a jugar Bound By Flame, se le pedirá que escriba un nombre para tu personaje – un nombre que será, sumariamente ignorado por personajes secundarios del juego, que siempre se refiere a tu héroe por su nombre conocido como: Vulcan. Dada a las similitudes superficiales de The Witcher, es difícil no preguntarse lo que éste juego podría haber sido si se le pidiera el nombre al protagonista, sólo para que te llamen Geralt de todos modos. Esta crisis de identidad puede parecer un detalle menor, pero es un problema en un juego de rol completo de rompe-cabezas, cada uno obstaculizando más que el anterior. Bound By Flame es el tipo de juego la gente lo describe como teniendo “mucho corazón o mucha alma”. Sin embargo, por el momento esta aventura frustrante llega a su fin, está claro que hay un gran abismo entre el juego que acabas de jugar y la visión que la inspiró.

Pagina Oficial del Juego

No puedo acusar a los desarrolladores Spider de no intentarlo. Bound By Flame es un juego de rol de acción, donde pesa la elección y copia la libreta de conversaciones de BioWare, que se presentan con las decisiones narrativas y otra vez que afectan a las lealtades y desovan conflictos, la mayoría de los cuales pueden ser resueltos sólo a través del manejo de la espada. Vulcan es un nombre adecuado para el personaje principal de la partida. Él (o ella, si usted elige un avatar femenino) es un miembro de un grupo de mercenarios llamados Freeborn Blades, pero en medio de la lucha para evitar una invasión de muertos vivientes llamados deadwalkers, se encuentra compartiendo su cerebro con un gruñido demonio. La mente de Vulcan se distorsiona, como resultado, pero al menos el demonio le concede la capacidad de conjurar el fuego, con lo que el sentido de su apodo está inspirado en la mitología.

Las opciones más interesantes de Bound By Flame son los que ven con Vulcan al decidir si optar por caprichos del demonio o afirmar su individualidad, y cuanto más te delates por el consejo del demonio, más se toma en rasgos demoníacos estereotipadas. La saga Fable permite una metamorfosis similar, pero los cambios son aún más feroces en Bound By Flame por su sombrío mundo de fantasía. Como me enfrenté a la batalla final, un garabato de runas de color rojizo se había grabado en mi pecho ennegrecido, de la que derramaban llamas; Yo tenía no uno, sino tres conjuntos de cuernos retorcidos que crecen de la cabeza; y mi voz había adquirido un estruendo diabólico como las dos identidades que compiten se convirtieron más entrelazadas.

Las consecuencias de sus decisiones no son sólo superficiales: crecer cuernos significa que no puede usar cascos y así aprovechas sus beneficios defensivos, pero puedes obtener una mayor regeneración de energía mágica en concepto de indemnización. También hay otras soluciones de compromiso, pero mutando en un demonio de fuego fue una experiencia tan deliciosa que nunca me arrepentí de tomar ese camino a pesar de mis habituales decisiones de inclinaciones hacia el bien. Para estar seguro, hay que tomar una decisión en la historia de Bound By Flame ya que no tienen nada que ver con el demonio de dentro, pero las opciones narrativas son más eficaces cuando está invertido en las posibles consecuencias, y los pobres diálogos y caracterizaciones del juego no son aptos para que se preocupen por el destino de nadie, sino el suyo propio.

Tomemos, por ejemplo, el erudito llamado Sybil, que podría tener que hacer frente a grandes pérdidas en función de una decisión que tomas al principio del juego. La escritura y la actuación de voz inexpresiva guardan la historia de Sybil tirando de sus emociones, y cuando te la llevas para recoger tres libros más tarde, su capacidad de relacionar la información de inmediato, sin tener que realmente leer esos libros, enmudeció. Los caracteres se introducen uno tras otro, y muchos de ellos están disponibles como compañeros de batalla, aunque sólo puedes invitar a uno en tu aventura en un momento dado. La lista incluye a un mago de lengua afilada, un tipo de zombie, y un caballero suicida. Tienen cuentos que contar si se les pregunta, pero al escuchar sus historias es como escuchar a alguien recitar CliffsNotes: sus compañeros se convierten en profesores, y te preguntas si tienes que tomar un bloc de notas en caso de que haya una prueba más tarde.

Las opciones más interesantes de Bound By Flame son los que ven Vulcan al decidir si optar por el capricho del demonio o afirmar su individualidad.

La contínua inutilidad final de sus acompañantes en el combate es sólo uno de los defectos de Bound By Flame, casi todas ellas centradas en el sistema de batalla del juego. Sin embargo, el combate es un principio agradable, que le permite cambiar entre una postura ranger, lo que abre ataques rápidos con daga, y una actitud guerrera, que balancea prepotentes armas del cuerpo a cuerpo a dos manos, como hachas y espadas. También puede acercarse sigilosamente a los enemigos, si estás tan inclinado, aunque hay un conjunto de habilidades de pirómano del demonio, que le permite tirar bolas de fuego y de infundir su arma con llamas brillantes, es una bendición aún mayor que la opción sigilosa. Cambios musculares de Vulcano y neoseres acrobáticos dan a la espada una agradable sensación de peso, y cada escuela de la batalla – guerrero, guardabosques, y pirómano – viene con su propio árbol de habilidades, un sistema que te inspira a tomar decisiones bien pensadas de personalización que se ajustan a su estilo de combate preferido.

Bound By Flame procede con arruinar su combate prometedor, con una serie de opciones alucinantes que chupan toda la diversión y convierten las batallas en una agravación. Pequeñas áreas se rellenan con los arqueros, los duelistas ultra-endurecidos, y los espíritus helados con toda clase de hechizos de hielo que les gusta que les bombardeen. Tire a la mezcla un compañero ineficaz, un enganche de blanco poco fiables que no cumplen con ninguna regla comprensibles, y una cámara que no siempre puede enmarcar la acción de aproximación excesiva, y que rara vez se dispone de las herramientas adecuadas para formar una estrategia. Para empeorar las cosas, cada ataque con éxito sirve como una interrupción, en el mejor de la interrupción que a mediados de swing, y es el peor para que te pateen el trasero.

Bound By Flame procede con arruinar su combate prometedor, con una serie de opciones alucinantes que chupan toda la diversión y convierten las batallas en una agravación.

En medio de las batallas es posible regresar al campamento para tomar uno de las pocas misiones secundarias, todas las cuales le envían de nuevo en los mismos pasillos anodinos en el que se producen las principales misiones. También puede revisar el sistema de artesanía del juego, que es su elemento más robusto. Todo el botín que agarres en sus viajes es útil, ya sea directamente (“Hey mira, me encontré con un nuevo par de grebas!”) O indirectamente (“Puedo usar esta sangre contaminada para hacer pociones!”). Elementos crudos se pueden combinar para hacer otros elementos, que a su vez se pueden combinar para hacer objetos útiles, como trampas o para reforzar su equipo de modo que (por ejemplo) se toma menos daño por frío o aumentar sus posibilidades de un golpe crítico. Refrescante, puede detener a las embarcaciones en cualquier momento – incluso en medio de la batalla del jefe final insoportable.

Según los estándares de rol RPG, Bound By Flame no es un juego muy largo o expansivo. Si no se considera las batallas que debemos repetir, la aventura es de alrededor de una docena de horas de duración, y no hay un mundo para explorar, a menos que considere unos niveles medianos compuestos de pasillos serpenteantes. Bound By Flame coge demasiadas ideas en sus límites estrechos, dando así a ninguno de ellos el espacio suficiente que se merecían para florecer, y de ese modo permitir que las llamas quemen la alegría a distancia.

Comenta este juego